viernes, 8 de marzo de 2019

CULTO Y ESPIRITUALIDAD | Una nueva orla anunciará nuestros cultos.


La nueva orla para las convocatorias de cultos de la Hermandad Franciscana y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Señor en su Sentencia y María Santísima de las Penas viene a colmar el deseo de tener una obra propia y personalizada que pueda ser adoptada de aquí en adelante y que identifique plenamente a la Hermandad.

Se propone un dibujo con una unidad estilística y visual digna de lo que se quiere anunciar, los cultos de la Hermandad, y acorde con la estética que la Cofradía está imprimiendo a sus pasos y enseres procesionales. 

Realizada en grafito sobre papel, la orla presenta un diseño simétrico, con una ornamentación barroca inspirada en las creaciones de Manuel Guzmán Bejarano, autor del paso del Señor de la Sentencia, con un repertorio decorativo a base de hojarasca de acanto clásica, roleos y cuernos de la abundancia.
 
En la parte superior la simetría es rota por un grupo de ángeles que sostienen una clámide en la que se incluirá, según la ocasión, el rostro del Señor de la Sentencia o el escudo de la Hermandad. Uno de los ángeles porta a su vez la corona de espinas y otro el pergamino con la sentencia condenatoria. Bajo este conjunto se despliega una filacteria con la inscripción latina ET SENTENCIATUS FUIT (“y fue sentenciado”). Todos estos elementos hacen referencia al momento pasionista representado en el paso de misterio.

Entre los motivos vegetales que enmarcan la composición se enroscan dos cordones franciscanos, cada uno de ellos con tres nudos, por la vinculación de la Hermandad de la Sentencia con las Clarisas del Real Monasterio de Santa Clara. El cordón fue tomado por San Francisco de Asís para ceñir el sayal que tomó como hábito, convirtiéndose así en una de las señas de identidad de la Orden. 

El cinturón era una prenda esencial en la vestimenta medieval y servía para transportar el dinero en bolsas atadas a sus hebillas. Sin embargo, San Francisco consideró que su viejo cinturón de cuero no era más que un impedimento que amarraba a los hombres de su época a sus negocios y ganancias, por lo que se despojó de él y lo sustituyó por una sencilla cuerda, como un signo claro de pobreza. Los tres nudos del cordón simbolizan los tres votos de los franciscanos: obediencia, pobreza y castidad.
 
En la parte inferior se sitúan las figuras de Santa Teresa de Jesús, como Titular de la Parroquia que es sede canónica de la Hermandad, y San Miguel Arcángel, Patrón de Úbeda.

Santa Teresa se representa con su iconografía habitual, revestida con el hábito carmelita descalzo, compuesto de sayal y escapulario marrón, capa blanca y toca negra. Sus atributos son el libro y la pluma, por su condición de escritora y Doctora de la Iglesia. Es sostenida por tres querubines y acompañada por una paloma, símbolo del Espíritu Santo. Como detalle anecdótico, en el libro se incluye la firma del autor y la fecha de ejecución. 

San Miguel Arcángel aparece vestido de soldado romano, con armadura, capa, espada y escudo, en actitud de someter bajo sus pies al demonio tras vencerlo. En su pecho inscriben las iniciales QSD, correspondientes a la alocución latina Qui Sicut Deus, que significa “¿Quién como Dios?”, traducción literal del nombre hebreo Miguel. En el escudo que porta en su brazo izquierdo se plasma el rostro de María Santísima de las Penas, como símbolo del papel maternal y protector de la Virgen.

Con esta propuesta se pretende dotar a la Hermandad de la Sentencia de una convocatoria de cultos que consiga llamar la atención sobre lo que se anuncia y que al mismo tiempo sirva para identificarla tanto estética como simbólicamente, como un distintivo más dentro del mundo cofrade.

Fernando Curiel Palomares

viernes, 1 de marzo de 2019